Castellano
kadabriaionica
8

me pueden decir unos chistes

+0
(1) Respuestas
avilaoscar98

La señora Prudencia Linero llegó al puerto de Nápoles y se dirigió a la Iglesia para rezar y pedir a Dios por sus nueve hijos y sus catorce nietos. La señora Prudencia Linero quería entrevistarse con el Papa, pero fue tan difícil que le dijeron que vuelva otro día, ella muy deprimida se fue a un hotel donde eligió alojarse en el segundo piso y no podía comer en el hotel, esto le disgusto pero ni modo tuvo que resignarse a comer fuera. Después de descansar un momento se fue a cenar a otro lado y al salir del hotel paso por el primer piso y vio a los diecisiete ingleses que estaban alojados en el primer piso con atención de comida. Al día siguiente la señora Prudencia se fue a comer a una fonda cerca del hotel donde converso con un curo Yugoslavo que era misionero en Bolivia. El cura le comentó que el papa recibía solamente los días miércoles a todos los peregrinos que querían visitarle pero que el papa no confesaba a nadie, doña Prudencia le dijo que no podía ser porque ella venía de tan lejos y solamente para que el papa le confesara porque ese era el sueño de toda su vida. La señora Prudencia Linero muy triste después de la conversación con aquel cura, llegó al hotel y volvió a ver a los turistas ingleses que salían en camillas uno por uno y todos estaban inmóviles. La dueña del quinto piso le comenta a la señora Prudencia que todos estaban muertos porque se envenenaron con la sopa de ostras de la cena. La señora Prudencia Linero ,dio gracias a Dios por no haberse alojado en la planta baja y rezo por cada uno de los diecisiete ingleses fallecidos.

Añadir respuesta